full screen background image
not_929812_06_225428_m

Macri: sentimientos encontrados por la confesión de Calcaterra Por Liliana Franco

“Macri siente dolor porque es como su hermano”, con estas palabras sintetizaban el ánimo del Presidente frente a la decisión de Ángelo Calcaterra de reconocer que ante la Justicia haber realizado “aportes a las campañas electorales de 2013 y 2015 del Frente para la Victoria”, aunque no reconoció la cifra de u$s8 millones. Asimismo, se hizo cargo de los pagos que efectuó su ex CEO Javier Sánchez Caballero al afirmar que “pagaba por órdenes mías”.

Calcaterra se presentó a primera hora de la mañana ante el fiscal Stornelli solicitando ser considerado como un imputado colaborador al tiempo que Sánchez Caballero se constituyó como un arrepentido. En los famosos cuadernos, Centeno menciona en varias oportunidades a la empresa IECSA que en esos años pertenecía a Calcaterra.

Más de uno en la Casa Rosada recuerda cuando Cristina de Kirchner en los actos organizados en el Salón de Mujeres Argentinas (hoy convertidas en oficinas de la Jefatura de Ministros) solía defenderse de las críticas a la concentración en la obra pública en los “amigos del gobierno” mencionando a las empresas vinculadas a Macri, “por algo lo decía”, rememoran.

Mucho se especuló que Ángelo Calcaterra conversó este domingo con el presidente Macri su decisión de presentarse ante la Justicia, sin embargo, en la Casa Rosada lo desmienten categóricamente. Sostienen que Macri no habló con su primo aunque sí hubo conversaciones con otros funcionarios.

Aparentemente Calcaterra tomó la decisión de declarar para “ponerle fin a este tema”. Es que, según comentan, el empresario argumenta que fue “víctima de la extorsión del gobierno anterior de la mano de Roberto Baratta”. Allegados a Calcaterra sostienen que la persecución del gobierno anterior se basaba en ser “familiar de Macri”. El argumento de “extorsión del gobierno K” es el que esgrimen gran parte del empresariado: “Era muy difícil negarte” se justifican “no se acuerdan como lo cuestionaron a Alfredo Coto solo por un comentario”, repreguntan. También se defienden argumentando que si “te negabas a colaborar te volvían loco”, y explican que el Estado tiene mucho poder porque siempre se necesita alguna autorización oficial y, “hablamos de un negocio legítimo”, enfatizan.

Uno de los aspectos que destacan en el entorno presidencial es que más allá del dolor personal que le ocasiona a Macri lo que le ocurre a su primo, los cuadernos de Centeno ponen al descubierto el nivel de corrupción establecido desde una de las áreas del gobierno anterior.

Es que el Presidente está convencido que “la corrupción es una barrera mayor a la prosperidad y a la equidad, erosiona la confianza en los gobiernos, afecta la estabilidad financiera, amenaza la inversión y restringe los derechos básicos de los ciudadanos”, como dijo este lunes ante la reunión de la “sociedad civil” de la cumbre del Grupo de los 20 (G20).

Macri repite desde el comienzo que está dispuesto a llevar adelante “cambios estructurales” por eso impulsa todos los proyectos que impliquen transparentar el accionar estatal. Asimismo, intenta derogar los trámites innecesarios porque los considera “nichos de corrupción”.

Está convencido, explican en su entorno, que la “vieja política prebendaria” debe desaparecer y esta crítica también tiene como destinatarios a ciertos sectores empresarios.
Por eso, más allá de la tristeza por la situación que atraviesa su primo, en el fondo en el gobierno sienten que se está cumpliendo aquello que prometieron que “las cosas iban a cambiar”.

• Consecuencias

Si bien la causa de los “cuadernos de la corrupción” recién comienza, algunos incluso especulan que comenzaran a aparecer otros implicados tanto del mundo de la política como de los empresarios.

Lo cierto es que esta causa pone al peronismo en un brete. Por un lado, deben condenar lo ocurrido pero dicha condena para ser creíble debería ir acompañada de hechos concretos. “¿Que harán en el Senado con el proyecto de Ley de Extinción de Dominio?” o “¿el proyecto de financiamiento de los partidos políticos?”. Por el momento, son interrogantes pero reconocen que el peronismo se encuentra en una encrucijada.

Hablando de encrucijadas en el Gobierno están dividas las posiciones respecto a cómo evolucionen las causas que tiene la ex presidenta. Están quienes creen que sería bueno que la ex presidenta vaya presa, en tanto otros consideran que sería mejor que continúe libre.

La especulación es pensando en el 2019, para un sector del oficialismo el mejor escenario es competir con Cristina Kirchner y un sector del peronismo. Pero si Cristina va presa puede fortalecer a la opción peronista que también sumara los votos K. “Igual falta mucho para las elecciones” confiesan al tiempo que reconocen que aún no tienen respuesta ante la pregunta si “¿esta vez alguien será condenado?”.not_929812_06_225428_m




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *