full screen background image
not_933581_12_231539_m

¿Es Argentina un barril sin fondo financiero?.Por Walter GRAZIANO

Cifras oficiales recientemente proporcionadas por el Ministerio de Hacienda clarifican el total de vencimientos que habrá que afrontar en 2019. En dicho año habrá necesidad de financiar al sector público por 29.100 millones de dólares y 10.400 millones de dólares en pesos.

Frente a estas magnitudes, ¿cuánto financiamiento ya hay comprometido? En dólares se dispondría de 11.700 millones del FMI y 4.600 millones de organismos internacionales, lo que arroja un total de u$s16.300 millones. El faltante es de u$s12.800 millones. Pero si los organismos del sector público argentino pueden refinanciar sus títulos estatales se dispondría de u$s2.000 millones adicionales, por lo que el faltante es de u$s10.800 millones que habrá que financiar de una u otra manera.

Las cuentas de vencimientos de bonos y obligaciones en pesos son bastante menos complicadas. Hay una necesidad de financiamiento por valor de u$s10.400 millones, de los que u$s4.700 millones corresponden a vencimientos de títulos con el propio sector público, por lo que falta financiar deudas por valor de u$s5.700 millones.

En total entonces, entre títulos en dólares y títulos en pesos habrá que hacer frente a deudas por u$s16.500 millones para los cuales por el momento no hay financiamiento. Esa magnitud corresponde casi a los u$s18.000 millones que el FMI debería desembolsar en 2020 y 2021. Dado que el Gobierno se ha comprometido a no emitir moneda para financiar al Estado, ello explica porqué se ha pedido adelantar por entero esos vencimientos. Si por lo contrario, se decide emitir moneda por los u$s5700 millones de bonos en pesos a los que falta encontrar financiamiento, bastaría con que el FMI adelante desembolsos por el valor de cuatro desembolsos al 2019, duplicando los mismos de u$s3000 millones trimestrales a u$s6000 millones trimestrales para que el 2019 “cierre” decorosamente, aunque claro, con una emisión monetaria de pesos por el equivalente de casi u$s500 millones al mes.

Supongamos que dado que emitir moneda por valor de u$s500 millones al mes resulta una cifra aceptable, entonces, si ese es el caso, con duplicar el valor de los desembolsos del FMI de 2019 se podría “dormir tranquilos” durante casi un año y un trimestre, pero… ¿se puede realmente dormir tranquilos aun cuando el FMI duplique los desembolsos del año próximo y solo mantenga u$s6000 millones a desembolsar en 2020?

Lamentablemente, la respuesta es negativa. Y ello es así por 3 causas. La primera de ellas es que este cálculo no incluye los vencimientos del sector privado que también deberá encontrar dólares para pagar sus vencimientos del año 2019, cuyo total es indeterminado. Dado que hasta hace pocos meses se descontaba que la tranquilidad del dólar duraría todo 2019 y se consideraba que los préstamos en pesos serían mucho más caros que los préstamos en dólares, al menos hasta las elecciones es muy posible que la cifra de vencimientos en dólares del sector privado no sea escasa. Y aun cuando ello no impactaría directamente sobre las finanzas públicas, encarecería el valor del dólar durante 2019.

En segundo lugar, si el FMI adelanta cuatro de los seis desembolsos de los años 2020 y 2021 al 2019, ¿qué nos esperaría para el año 2020? Un agujero negro de vencimientos de deuda para los cuales ya no habría casi financimiento de organismos internacionales. Y en este punto no hay que olvidar que los mercados siempre se anticipan. Si desde junio ya estamos pensando activamente en los vencimientos del 2019, ¿cuándo empezaríamos a pensar en los vencimientos del año 2020 si este encima luce como un “agujero negro” de vencimientos? Es muy probable entonces que por más que el FMI adelante parte del dinero comprometido ello no alcance para restablecer la confianza por parte de los mercados voluntarios de crédito por lo que cabría esperar una gran concentración de vencimientos en torno a fines de 2019 y una gran inseguridad acerca de las posibilidades de pago de la deuda pública justo en torno a las elecciones del año próximo. Habría que ver si al solicitar adelantos de desembolsos el gobierno no ha hecho más que complicar la tranquilidad electoral y sus propias posibilidades de reelección.

El tercer factor que exige que no contemplemos las cifras oficiales como una “verdad revelada” y que por lo contrario pueden mostrar el cronograma de las cuentas oficiales del próximo año más como un espejismo que una realidad, es que además de los vencimientos de capital e intereses del sector público será necesario financiar déficit de balanza de pagos en forma de balanza comercial y balanza de servicios reales, que a la cotización de $40 por dólar parecen no haberse cerrado. Menos aún cerrarían las cuentas de la balanza de pagos si a partir de los presentes momentos empieza a cundir la tentación en el gobierno de volver a retrasar la cotización del dólar con intervenciones subterráneas en el mercado de cambios. Si ya a $ 40 por dólar subsiste déficit externo, ni que pensar entonces si volvemos a atrasar el valor del dólar con respecto a los precios.

Todo esto indica que si el 2018 parece un año de convulsiones, habría que esperar aun un año más convulsionado para 2019, incluso si el FMI adelanta desembolsos. Ello explica porqué el gobierno ha solicitado ampliar el monto del acuerdo stand by al FMI, y se buscan activamente otros u$s15.000 millones que por ahora no aparecen por ninguna parte.

Puede parecer increíble, pero nuestro país de golpe y porrazo se ha convertido en una especie de barril sin fondo en el que ninguna cifra de financiamiento parece suficiente. Eso es lo que ocurre cuando no se aprende de las lecciones del pasado y se cae tontamente en la decisión de financiar déficit en pesos tomando dólares prestados en el exterior, y además se trata con desdén las cifras deficitarias que puede arrojar la balanza de pagos porque hay una transitoria bonanza internacional en los mercados financieros que ven al país con cierta benevolencia y lo financian a manos llenas. ¿Habremos aprendido esta vez la lección? Solo lo sabremos cuando las turbulencias pasen. Y todo indica que ello será más bien tarde que temprano.not_933581_12_231539_m




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *